Descubre el tranquilo Valle de Aísa en La Jacetania

El Valle de Aísa se encuentra en la comarca de La Jacetania y forma parte del Parque Natural de los Valles Occidentales.

Vistas del tranquilo valle de Aísa
Vistas del tranquilo valle de Aísa

Situado entre el Valle de Aragüés del Puerto y el Valle del Aragón, se trata de uno de los valles más tranquilos de la zona. En él vas a poder disfrutar de la naturaleza y la autenticidad del Pirineo.

¿Cómo llegar al valle de Aísa en coche?

Al valle de Aísa se puede acceder por tres lugares diferentes, elegir uno u otro va a depender del lugar desde donde partas. Las carreteras en todos los casos son de montaña, así que hay que ir con algo más de precaución.

Tramo de carretera del Parque Natural de los Valles Occidentales
Tramo de carretera del Parque Natural de los Valles Occidentales

■ Si vas desde Jaca, lo mejor es seguir la carretera A-2605 que pasa por los pueblos de La Solana, por ella llegarás hasta Las Tiesas Bajas y desde ahí comenzarás a subir por el Valle de Aísa.

■ Si te alojas en alguno de los pueblos del Valle del Aragón (Villanúa o Cranfranc), puedes llegar al Valle de Aísa por el desvío de Aratorés. Pasarás por Borau y llegarás directamente a Aísa.

■ Por último, desde los valles de Ansó, Hecho y Aragües del Puerto, lo mejor es tomar el desvío por la carretera de Jasa, que te llevará hasta las piscinas de Aísa, que se encuentran justo despues de pasar el pueblo.

💡 Si vas a conocer el valle desde Jaca, aunque ir por la carretera A-2605 sea más rápido, te recomendamos regresar por la carretera de Borau y visitar también la Ermita de San Adrián de Sásabe.

Qué pueblos ver en el valle de Aísa

Una de las muchas cosas que puedes hacer en el Valle de Aísa es visitar sus pequeños pueblos. Todos ellos tienen una arquitectura típica de montaña, en la que la piedra, la teja y la pizarra son protagonistas.

Aísa

Aísa es el pueblo más grande de los tres y además, el que da nombre al valle. Para nosotros también es el más bonito, estamos seguros de que te gustará cuando lo visites.

En él destaca la Iglesia de Nuestra Señora de la Ascensión, de origen barroco, aunque se pueden ver partes de un templo que había antes en el mismo lugar.

Vistas de Aísa, el pueblo más grande del valle
Vistas de Aísa, el pueblo más grande del valle

Paseando por sus calles te irás encontrando con diferentes plazas y preciosos rincones. También podrás bajar hasta el antiguo lavadero, situado junto al Barranco Fondanito.

Al ser el pueblo más grande, es el que más turismo recibe. Por ello verás un parking bastante amplio en la parte baja del pueblo, también para campers y caravanas.

Sinués

Sinués se encuentra en la parte alta de una colina, a 1.086 metros de altura, por lo que se tienen muy buenas vistas desde sus miradores.

Entre sus edificios, destacan la Iglesia de San Pedro, de origen románico, aunque la construcción que podemos ver es gótica, y el Torreón de Sinués, que acoge algunas exposiciones.

Torre de defensa del pueblo de Sinués
Torre de defensa del pueblo de Sinués

Algo que te llamará mucho la atención si lo visitas, es que encontrarás pequeños detalles artesanales que decoran sus calles y rincones, dándoles un encanto especial.

Esposa

Muy cerca de Aísa se encuentra Esposa. Es el pueblo más pequeño de los tres, hoy en día a penas tiene una decena de habitantes durante todo el año.

Calles del pequeño pueblo de Esposa
Calles del pequeño pueblo de Esposa

Al lado de Esposa verás un desvío en la carretera que indica el camino a la quesería Flor de Aspe, si te gusta el queso 🧀, es un buen lugar para llevarte un recuerdo del valle.

💭 En el Valle de Aísa también se encuentran Fraginal, Las Tiesas Altas y Las Tiesas Bajas, aunque no son considerados pueblos, sino pardinas. Este es el nombre que recibían antiguamente en el Pirineo las pequeñas explotaciones agropecuarias.

Rutas para disfrutar de la naturaleza en el Valle de Aísa

El principal motivo por el que se visita el Pirineo es para disfrutar de la naturaleza y en el valle de Aísa vas a encontrar alternativas para todos los niveles. Estas son nuestras propuestas:

📈 Si quieres el track de alguna de estas rutas, puedes encontrarlo en nuestro perfil de Viajandoalaluna en wikiloc.

Hacer una breve parada para ver la Cascada de Sibiscal

La primera recomendación no es una ruta como tal, sino una breve parada con el coche para ver la bonita Cascada de Sibiscal.

El mejor momento para verla es en primavera, en la época del deshielo. Otoño también es buen momento si ha llovido, como fue nuestro caso. En verano es posible que la encuentres seca 😔.

Cascada de Sibiscal durante el otoño
Cascada de Sibiscal durante el otoño

La cascada de Sibiscal está prácticamente al lado de la carretera, la verás en el tramo que va desde Aísa hasta La Cleta a mano izquierda.

La zona para dejar el coche es muy pequeña, apenas caben 3 coches, así que en verano o fines de semana puede que lo encuentres lleno.

Dar un agradable paseo por el Hayedo de Abi

Los bosques de hayas son comunes en los Valles Occidentales, en esta zona el más famoso es el Hayedo de Abi, precioso sobre todo en primavera y otoño.

La ruta circular que te proponemos es muy sencilla. Son 4 kilómetros de distancia total, 200 metros de desnivel y 1 hora y 30 minutos de duración aproximada. Está perfectamente marcada.

Paseando por el hayedo de Abi en el valle de Aísa
Paseando por el hayedo de Abi en el valle de Aísa

Parte desde el área recreativa de Abi, para llegar a ella verás un desvío a mano derecha cuando vayas por la carretera principal del valle poco después de pasar la cascada de Sibiscal.

Desde ahí, cruzarás el puente sobre el río Estarrún para adentrarte en el Hayedo de Abi y subir primero hasta la Cueva de Abi, después a los Llanos de Abi y regresar por la pista forestal.

🎒 Ver ruta al Hayedo de Abi paso a paso en nuestro blog.

Senderismo por los llanos de Napazal, barranco Igüer y fuentes de Riguelo

Desde el aparcamiento de La Cleta, punto más profundo del valle al que se puede llegar en coche, parte esta sencilla ruta que te permitirá disfrutar de un paisaje de alta montaña.

La mayor parte del camino discurre por una amplia pradera conocida como los Llanos de Napazal, en ella es protagonista el Barranco de Igüer y sus bonitos saltos de agua.

Vistas durante la ruta por los llanos de Napazal
Vistas durante la ruta por los llanos de Napazal

Una vez llegues al fondo de la pradera, podrás acercarte antes de regresar al Dolmen de Izagra, un ejemplo del megalitismo en el Pirineo.

La vuelta se puede hacer por el mismo camino o por la ladera de la montaña. Te recomendamos esta última para hacer la ruta circular y disfrutar de unas mejores vistas de la pradera, de las fuentes de Rigüelo y de los Mallos de Lecherín.

Subir al Aspe, un bonito mirador a 2645 metros

El Aspe es la montaña más emblemática del Valle de Aísa. Aunque también se puede subir desde Candanchú, la ruta más habitual es la que parte desde La Cleta.

Llegar hasta su cima, situada a 2646 metros de altura, supone afrontar una ruta de alta montaña de 10 km y 1200 m de desnivel, por paisajes fascinantes. La recompensa, las vistas de las que disfrutaremos 😍.

Ruta hacia el pico Aspe
Zona kárstica durante la subida al Pico Aspe

Podríamos calificar la dificultad de la ruta como moderada, pues no tiene pasos expuestos ni complicados, únicamente una pequeña trepada y un par de puntos en los que apoyar las manos.

En la parte media de la excursión, hay una zona kárstica en la que habrá que guiarse por los hitos que veamos y tener precaución con las grietas.

⚠️ Como siempre en alta montaña, prepara la ruta, lleva el equipo necesario y, ante todo, prudencia. Es muy recomendable llevar un buen track.

Dónde alojarse para visitar el valle de Aísa

En el valle de Aísa no hay demasiados alojamientos y principalmente son casas o apartamentos rurales. Casi todos se encuentran en el pueblo de Aísa.

Calles del pueblo de Aísa
Calles del pueblo de Aísa

Si no encuentras lo que buscas, puedes alojarte en en valle del Aragón, ya que moverse entre uno y otro es muy sencillo y la oferta de establecimientos es muchísimo mayor.

Dónde comer en el valle de Aísa

Si quieres comer en el Valle de Aísa, hay dos restaurantes que podemos recomendarte y en los que podrás probar la comida típica de la zona.

El primero de ellos es Borda Juan Ramón, que se encuentra en el interior del valle, un poco antes de llegar a la Cascada de Sibiscal, verás el desvío a la derecha. El segundo, el Restaurante Valle de Aísa, en el mismo pueblo de Aísa.

Tanto si vas en temporada alta como si vas en baja, te recomendamos llamar antes de ir. En el primer caso para poder reservar y en el segundo para asegurarte de que están abiertos.

🍽️ Si no puedes comer en alguno de estos dos restaurantes y quieres comer en la zona, te dejamos este post con los 10 restaurantes de Jaca y alrededores que más nos gustan.

Qué más ver en la comarca de La Jacetania

Aunque en el Valle de Aísa puedes pasar tranquilamente un fin de semana entero, puede que te apetezca conocer otro lugares de La Jacetania.

Un día en la ciudad de Jaca es tiempo suficiente para visitar sus monumentos más importantes, la Catedral y la Ciudadela, disfrutar de la gastronomía en sus tascas y restaurantes y acercarte a alguno de los pueblos del valle, te recomendamos Canfranc Estación.

Vistas de la Ciudadela de Jaca
Vistas de la Ciudadela de Jaca

Otra opción muy aconsejable es visitar Hecho y Ansó y seguir explorando los Valles Occidentales, en los que encontrarás paisajes tan espectaculares como Aguas Tuertas o el ibón de Acherito.

Si quieres conocer otros lugares en la provincia de Huesca tan bonitos como el Valle de Aísa, puedes continuar leyendo nuestros post en el siguiente apartado.

Ver más post de Huesca

Organiza tu viaje paso a paso

Ayúdanos a generar contenido reservando a través de estos enlaces. El precio es el mismo e incluso tendrás descuentos.

Deja un comentario

Responsable: Viajandoalaluna
Legitimación: Tu consentimiento. No se notificaran datos a terceros.
Fin del Tratamiento: Controlar spam y gestionar los comentarios